Los viernes suelen ganarse su justa fama de días menos productivos de la semana. Si enfocamos nuestros viernes de una forma diferente, podemos convertirlos en los días más productivos de la semana.

  1. Empieza el día antes: Irnos a la cama el jueves un poco antes y entrar a trabajar los viernes un poco más temprano.
  2. No abras tu e-mail durante las dos primeras horas.
  3. Trabaja en un proyecto de los olvidados. Los viernes son el día ideal para huir de la rutina y trabajar en esos proyectos a los que nos has podido dedicar atención por falta de tiempo.

    friday photo
    Photo by ramsey everydaypants
  4. No envíes e-mails – Prográmalos. El viernes es el peor día para mandar ese e-mail tan importante. Déjalos programados para la semana que viene, cuando tendrás más posibilidades de captar la atención de la persona a la que se lo envías. 
  5. Aprovecha para decir que NO. Vamos a escribir ese e-mail o vamos a hacer esa llamada que nos va a quitar un “marrón” de encima.
  6. Planifica la semana:Es el momento de echar un vistazo a nuestra lista de tareas y volver a priorizar.

Si seguimos estos pasos descubriremos que nuestros viernes no son un día más, sino precisamente ese día diferente.

Al menos eso es lo que aseguran en Inc.com, publicación que comparte con nosotros las claves que prometen reinventar nuestros viernes.

Si te has quedado con ganas de más y quieres aprender más no te pierdas 10 trucos para hacer presentaciones como Steve Jobs

   

Opt In Image
ULTIMAS TENDENCIAS Y CLAVES PARA LA GESTIÓN
SUBSCRÍBETE Y TEN EN TU CORREO LAS MEJORES CLAVES PARA SER MÁS EFICIENTE

Si te suscribes, recibirás semanalmente un resumen de los mejores artículos sobre Modelos de negocio, Coaching, reuniones, presentaciones, Compras, Estrategia, Marketing y reducción de costes en tu correo.

Nos gusta tan poco como a tí el SPAM.

Abrir chat
1
¿Necesitas nuestros servicios?
Soy Aitor Díaz Lucas- CEO de ADCONSULTORES
¿Necesitas nuestros servicios profesionales?
¿Tienes una duda y necesitas una opinión?
Envíame un mensaje.